martes, 15 de julio de 2014

Pasta con salchichas a la manera de Jamie Oliver

Este es un plato rápido que se prepara en un momento. 

Y el ingrediente clave son unas buenas salchichas frescas a las que les quitaremos la tripa y convertiremos en albóndigas.

¿Y por qué se llama así la receta?. Porque Jamie Oliver la explica en algunos de sus multiples programas de televisión.


Ingredientes para 6 comedores de pasta:
  • 500 grms. de pasta (macarrones u otro de vuestra elección)
  • 500 grms. de salchichas frescas
  • 400 grms. de tomate frito (casero o en conserva)
  • unas cuantas hojas de albahaca
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta

Como siempre, ponemos agua a hervir y cocemos la pasta según la indicación del fabricante o nuestro propio criterio (a estas alturas de la película sabemos cocer pasta perfectamente). No olvidaros de echar sal al agua.

Mientras tanto, ponemos una sartén al fuego con un chorro de aceite. Cortamos un extremo de la tripa de las salchichas y vamos sacando la carne pellizcando con los dedos, de forma que obtengamos "bolitas" en forma de albóndigas (no se si me he explicado bien). Salpimentamos y las sofreímos hasta que se doren un poco.

Añadimos el tomate frito y la albahaca picada. Ponemos a fuego medio y las hacemos durante 10 minutos.

Cuando la pasta esté lista (al dente) quitamos el agua y la ponemos de nuevo al fuego. Incorporamos la salsa de tomate con la carne y removemos bien. 

Listo para hincarle el diente.


lunes, 14 de julio de 2014

Solomillo a la cerveza

Esta receta, elaborada muy frecuentemente en mi casa, es obra de mi hijo Mario que, en su afán por presentarse a Masterchef Junior, me ha tenido todo el fin de semana enseñándole recetas y explicándole técnicas de cocina.

¡Lo que tiene que hacer un padre por su hijo!



Ingredientes para 4:

  • un solomillo de cerdo de unos 500 grms.
  • un puñado de pasas
  • 1 cerveza de 33 cl.
  • sal y pimienta
  • un par de ramas de romero
  • aceite de oliva virgen extra


Vamos precalentando el horno a 180 grados, que nos va a hacer falta.

Salpimentamos el solomillo con la sal, la pimienta, y un buen chorro de aceite. En una sartén caliente, marcamos la carne por todos los lados para que se dore bien.

Ponemos el solomillo en una bandeja y añadimos las ramas de romero. Echamos un chorro generoso de aceite y lo metemos en el horno. Pasados 5 minutos echamos la cerveza. Yo he usado una cerveza de Navidad, que tiene toques a especias, pero podéis usar otro tipo. Os recomiendo: una de trigo, una Brown Ale o incluso una cerveza negra (tipo Guinness o similar).

Asamos durante 20 minutos más, y echamos las pasas 5 minutos antes de acabar. Con un palillo de madera, pinchamos la carne. Si el palillo sale limpio y seco, el solomillo ya está.

Podemos servir todo caliente o la carne fría y la salsa caliente por encima. Como más os guste.

Ensalada de aguacate y mango

Después de las últimas noticias en el ámbito meteorológico, y ante el calorcito que viene, os propongo esta ensalada. Fresca, fresca, y con su toque picantito.








Ingredientes para 4:

  • 1 aguacate
  • 1 mango
  • 1 chile rojo fresco
  • un puñado de rúcula
  • un poco de zumo de lima
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal Maldon

Cortad el aguacate por la mitad y quitad el hueso. Con una cuchara sopera, vaciad la pulpa procurando que salga entera. Tendréis ahora la carne del aguacate en dos mitades.

Haced lo mismo con el mango. Quitarle el hueso os costará un poco más, pero con cuidadito y paciencia sale bien.

Cortad ahora gajos de los dos frutos y ponedlos en el plato de forma alterna (como la corriente eléctrica). Añadid un poco de rúcula y de chile rojo, previamente cortado en trozos pequeños.

Añadid un poco de zumo de lima, sal y aceite.

Podéis montar el plato en plan restaurante de alto copete o en un plato grande a la manera tradicional.

martes, 1 de julio de 2014

Mi pequeño huerto de aromáticas

Cuando José Andrés empezó su andadura televisiva en España con el programa Vamos a cocinar, lo que más me gustó del set donde grababa era un ventanal lleno de especias y plantas aromáticas que usaba muy a menudo. 

Y yo me dije: "algún día tendré un rincón como ese"...

Mi "balcón" de plantas aromáticas












Hierbabuena:

¿Qué fue antes, la hierbabuena o la menta? En realidad, la hierbabuena (mentha spicata) es una especie del género de la menta.


Nuestra querida amiga la hierbabuena tiene propiedades antiespasmódicas, antisépticas, analgésicas y antiinflamatorias. Va estupenda acompañando al cordero y, como no, en todo el medio de un plato de puchero. Y en el mojito y el té moruno, claro.


Stevia:

Esta planta, que estamos conociendo ahora gracias al producto edulcorante del mismo nombre, en realidad fue descubierta por el botánico español Pedro Jaime Esteve allá por el siglo XVI en Sudamérica.

Sus hojas tienen un poder edulcorante 40 veces superior al azúcar, y se pueden comer crudas, en infusión o como parte de una receta. 




Albahaca:


Curiosamente, la planta insignia de la cocina italiana es originaria de Asia, aunque las parientes asiáticas actuales tienen un sabor parecido al clavo.

Se usa fresca o seca en multitud de platos: pizzas, carnes, pastas.. y es uno de los ingredientes fundamentales de la salsa pesto.




Albahaca de hoja pequeña:

Pariente de la albahaca de hoja grande, tiene las mismas propiedades que su hermana mayor, pero con un aroma y sabor más sutil y delicado.

Sus ramas son más compactas y las hojas son menos carnosas que la variedad anterior.






Perejil:

Planta culinaria por excelencia. ¿Quién no la ha usado alguna vez? (Arguiñano, tú no contestes).

Sus hojas son ricas en vitaminas A, B1, B2, C y D, siempre que se consuman crudas.
Es ingrediente imprescindible en el tabulé y tiene entre sus propiedades una interesante capacidad hipotensora.






Romero:

Arbusto mediterráneo de toda la vida. Y si no, que se lo pregunten a los romanos.

Es muy apreciada por el agradable sabor y aroma que le aporta a los alimentos, especialmente a los platos de carnes asadas y a los guisos, como los de conejo. Y no nos olvidamos de esos maravillosos quesos con corteza de romero.

Una ramita dentro de una botella de aceite de oliva hacen maravillas.

Tomillo:

Otra de mis plantas favoritas para la cocina por su aroma. Muy utilizada en estofados, escabeches, adobos, marinados y aliños (¡tengo yo unas aceitunas en un tarro gordo, con sus ramitas de tomillo...ñam!).

Y si no lo habéis probado, cuando tengáis bronquitis o laringitis, tomaos una infusión de tomillo. Mano de santo.




lunes, 30 de junio de 2014

Mini sandías de gelatina

A mi hijo Mario le regalaron un libro de Fabián, ese chavalín que participó en la primera edición de Master Chef. De ahí sacó esta receta que hizo él casi sin ayuda de nadie.








Ingredientes para 8 porciones:

  • 2 limas
  • medio litro de gelatina de sandía (se explica más abajo)
  • fideos de chocolate


para la gelatina de sandía:

  • medio kilo de sandía (ya pelada)
  • 4 hojas de gelatina
  • 1 cucharada sopera de azúcar

Para preparar la gelatina, tenemos que licuar la sandía para extraer el zumo. Podéis usar una licuadora o un batidora de vaso. Es este último caso, quitad bien todas las pepitas.

Sumergid las hojas de gelatina en un poco de agua, para que se ablanden.

Echad un poco del zumo de sandía en un cazo y calentad sin que llegue a hervir. Cuando esté caliente, quitad el exceso de agua de las hojas de gelatina y echadlas en el cazo. Removed hasta que se disuelvan. Incorporad luego la gelatina disuelta al resto del zumo y reservad un momento.

Cortad las limas en dos, en sentido longitudinal (desde un extremo hasta el otro) y vaciadlas con una cucharilla procurando quitar al máximo toda la pulpa. Rellenad con la gelatina de sandía, que todavía estará líquida. Meted en la nevera hasta que se solidifique.

Cuando la gelatina está consistente, cortad cada mitad de las limas en dos. Así os quedarán 8 cuartos. Adornad con unos cuantos fideos de chocolate.

Son muy resultonas en los cumpleaños de los más pequeños.

domingo, 29 de junio de 2014

Caballas asadas... al horno

¿Qué tal unas caballitas asadas sin engorros de humos ni grasas excesivas?. Bien, ¿no?. Pues animaos a hacerlas de esta manera.

Todas dispuestas a entrar en el horno




Ingredientes para 4:

  • 8 caballas
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda

Limpiad bien las caballas. Poned una hoja de papel vegetal en la bandeja del horno y echad un chorro de aceite y un puñado de sal. Colocad las caballas sobre el papel y añadid por encima otro puñado de sal y otro chorro de aceite.

Meted en el horno precalentado, a 210 grados durante 20 minutos. Y listo.

En el plato, dispuestas a ser devoradas sin piedad

Carpaccio de pepino

Este entrante, la mar de fresco, viene genial para una comida o cena de verano. Y la guindilla fresca le aporta su poquito de picante, que en este tipo de platos viene muy bien.

Ingredientes para 4:
  • 1 pepino grande y hermoso
  • el zumo de medio limón
  • un puñadito de perejil picado
  • una guindilla roja fresca
  • parmesano recién rallado
  • un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • sal en escamas

Pelamos el pepino y lo cortamos en rodajas lo más finas que podamos. Usar una mandolina aquí no sería mala idea (de hecho yo la he usado). Si no tenéis mandolina, hacedlo a cuchillo con mucho cuidado.

Poned las rodajas de pepino cubriendo un plato grande y rociad con el zumo del limón.

Añadid por encima el perejil y la guindilla bien picados. Procurad quitar las semillas de la guindilla.

Terminad el plato rallando una buena cantidad de queso parmesano y adornad con un chorro de aceite de oliva virgen extra.

Imprimir receta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...