lunes, 15 de septiembre de 2014

Sardinas a la brasa, sin brasas

¡Y sin humo!. A los que os pirran las sardinas como a mi, siempre os habrá resultado un engorro prepararlas en casa tal y como las hacemos cuando usamos una barbacoa. Es cierto que al aire libre podemos ofrecer a los dioses la parte que les corresponde del alimento: el humo (si os ha picado la curiosidad, no dejéis de leer Cocinar: Una historia natural de la transformación, de Michael Pollan, y sabréis de qué hablo).

Pero como en casa el tema del humo es un poco asfixiante, vamos a hacer esta versión usando el horno y un soplete de cocina para terminar las sardinas (me ha salido un pareado, ¡blam, blam!).


Todas acostaditas, esperando al horno









Ingredientes:
  • sardinas
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda
  • ...y un soplete de cocina

Precalentamos el horno a 210 grados mientras vamos preparando una bandeja de horno con un trozo de papel vegetal en el fondo. Añadimos un chorro de aceite de oliva y un puñado de sal.

Les quitamos bien las escamas a las sardinas, las colocamos sobre la bandeja y añadimos un poco de aceite y de sal por encima. Las metemos al horno durante 10 minutos a la misma temperatura que antes.

Cuando estén listas veréis que la piel se ha secado pero está brillante y no tiene aspecto de parrilla. Ese acabado se lo vamos a dar con el soplete en un pis pas. Os dejo un vídeo explicativo.



video


jueves, 11 de septiembre de 2014

Arroz integral con conejo

Vamos a hacer hoy una clásico arroz con conejo, pero utilizando la versión integral del cereal. Es un poco más laborioso porque tiene más tiempo de cocción que su hermano blanco (no interpretéis esto malamente) pero queda mucho más sabroso.





Ingredientes para 4:
  • 1 conejo de 1 kilo o kilo y medio, troceado.
  • 300 gramos de arroz integral
  • 4 dientes de ajo
  • 2 o 3 hojas de laurel
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta
  • caldo de pollo o de verduras (o agua, en el peor de los casos)


Vamos a salpimentar bien el conejo y lo ponemos a dorar en una cazuela grande con un buen chorro de aceite. Añadimos también los dientes de ajo enteros y las hojas de laurel. Cuando esté bien doradito lo sacamos a un plato y lo reservamos para más tarde.

Añadimos ahora a la cazuela el arroz integral y lo removemos un poco para que absorba los jugos del conejo. Añadimos el caldo (3 partes por cada una de arroz) y volvemos a poner los trozos de conejo en la cazuela. Dejamos cocer a fuego medio. El arroz integral tarda entre 50 minutos y 1 hora en hacerse (frente a los 20 minutos que tarda el arroz blanco). Si veis que se va quedando sin líquido y aún le falta, añadid un poco más de caldo caliente.

Probad el grano para ver la textura cuando se cumpla el tiempo de cocción. Tened en cuenta que siempre va a quedar más "enterito" que el arroz normal. 

martes, 29 de julio de 2014

Gazpacho de yogur y pistacho

Otra sopa fresquita para sofocar los calores del verano.

Es una versión del gazpacho de toda la vida, pero con un toque suave de yogur.



Ingredientes para 1 litro:

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 250 grms. de yogur natural sin azúcar
  • 150 grms. de pepino
  • 1 diente de ajo
  • 150 grms. de pan duro
  • 100 grms. de pistachos pelados
  • varias hojas de menta
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre de Jerez
  • sal


En la batidora de vaso ponemos el diente de ajo, los tomates sin pepitas, el pepino pelado, el yogur, las hojas de menta y el pan. Añadimos también un poco de agua fría, un puñado de sal y un chorro de vinagre. Batimos y vamos incorporando el aceite poco a poco, para que emulsione con el resto de ingredientes. Reservamos en el frigorífico.

Picamos los pistachos de manera que no queden muy molidos y los reservamos para adornar cada cuenco.

Yo he presentado el gazpacho en un vaso con los pistachos encima y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

martes, 15 de julio de 2014

Pasta con salchichas a la manera de Jamie Oliver

Este es un plato rápido que se prepara en un momento. 

Y el ingrediente clave son unas buenas salchichas frescas a las que les quitaremos la tripa y convertiremos en albóndigas.

¿Y por qué se llama así la receta?. Porque Jamie Oliver la explica en algunos de sus multiples programas de televisión.


Ingredientes para 6 comedores de pasta:
  • 500 grms. de pasta (macarrones u otro de vuestra elección)
  • 500 grms. de salchichas frescas
  • 400 grms. de tomate frito (casero o en conserva)
  • unas cuantas hojas de albahaca
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta

Como siempre, ponemos agua a hervir y cocemos la pasta según la indicación del fabricante o nuestro propio criterio (a estas alturas de la película sabemos cocer pasta perfectamente). No olvidaros de echar sal al agua.

Mientras tanto, ponemos una sartén al fuego con un chorro de aceite. Cortamos un extremo de la tripa de las salchichas y vamos sacando la carne pellizcando con los dedos, de forma que obtengamos "bolitas" en forma de albóndigas (no se si me he explicado bien). Salpimentamos y las sofreímos hasta que se doren un poco.

Añadimos el tomate frito y la albahaca picada. Ponemos a fuego medio y las hacemos durante 10 minutos.

Cuando la pasta esté lista (al dente) quitamos el agua y la ponemos de nuevo al fuego. Incorporamos la salsa de tomate con la carne y removemos bien. 

Listo para hincarle el diente.


lunes, 14 de julio de 2014

Solomillo a la cerveza

Esta receta, elaborada muy frecuentemente en mi casa, es obra de mi hijo Mario que, en su afán por presentarse a Masterchef Junior, me ha tenido todo el fin de semana enseñándole recetas y explicándole técnicas de cocina.

¡Lo que tiene que hacer un padre por su hijo!



Ingredientes para 4:

  • un solomillo de cerdo de unos 500 grms.
  • un puñado de pasas
  • 1 cerveza de 33 cl.
  • sal y pimienta
  • un par de ramas de romero
  • aceite de oliva virgen extra


Vamos precalentando el horno a 180 grados, que nos va a hacer falta.

Salpimentamos el solomillo con la sal, la pimienta, y un buen chorro de aceite. En una sartén caliente, marcamos la carne por todos los lados para que se dore bien.

Ponemos el solomillo en una bandeja y añadimos las ramas de romero. Echamos un chorro generoso de aceite y lo metemos en el horno. Pasados 5 minutos echamos la cerveza. Yo he usado una cerveza de Navidad, que tiene toques a especias, pero podéis usar otro tipo. Os recomiendo: una de trigo, una Brown Ale o incluso una cerveza negra (tipo Guinness o similar).

Asamos durante 20 minutos más, y echamos las pasas 5 minutos antes de acabar. Con un palillo de madera, pinchamos la carne. Si el palillo sale limpio y seco, el solomillo ya está.

Podemos servir todo caliente o la carne fría y la salsa caliente por encima. Como más os guste.

Ensalada de aguacate y mango

Después de las últimas noticias en el ámbito meteorológico, y ante el calorcito que viene, os propongo esta ensalada. Fresca, fresca, y con su toque picantito.








Ingredientes para 4:

  • 1 aguacate
  • 1 mango
  • 1 chile rojo fresco
  • un puñado de rúcula
  • un poco de zumo de lima
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal Maldon

Cortad el aguacate por la mitad y quitad el hueso. Con una cuchara sopera, vaciad la pulpa procurando que salga entera. Tendréis ahora la carne del aguacate en dos mitades.

Haced lo mismo con el mango. Quitarle el hueso os costará un poco más, pero con cuidadito y paciencia sale bien.

Cortad ahora gajos de los dos frutos y ponedlos en el plato de forma alterna (como la corriente eléctrica). Añadid un poco de rúcula y de chile rojo, previamente cortado en trozos pequeños.

Añadid un poco de zumo de lima, sal y aceite.

Podéis montar el plato en plan restaurante de alto copete o en un plato grande a la manera tradicional.

martes, 1 de julio de 2014

Mi pequeño huerto de aromáticas

Cuando José Andrés empezó su andadura televisiva en España con el programa Vamos a cocinar, lo que más me gustó del set donde grababa era un ventanal lleno de especias y plantas aromáticas que usaba muy a menudo. 

Y yo me dije: "algún día tendré un rincón como ese"...

Mi "balcón" de plantas aromáticas












Hierbabuena:

¿Qué fue antes, la hierbabuena o la menta? En realidad, la hierbabuena (mentha spicata) es una especie del género de la menta.


Nuestra querida amiga la hierbabuena tiene propiedades antiespasmódicas, antisépticas, analgésicas y antiinflamatorias. Va estupenda acompañando al cordero y, como no, en todo el medio de un plato de puchero. Y en el mojito y el té moruno, claro.


Stevia:

Esta planta, que estamos conociendo ahora gracias al producto edulcorante del mismo nombre, en realidad fue descubierta por el botánico español Pedro Jaime Esteve allá por el siglo XVI en Sudamérica.

Sus hojas tienen un poder edulcorante 40 veces superior al azúcar, y se pueden comer crudas, en infusión o como parte de una receta. 




Albahaca:


Curiosamente, la planta insignia de la cocina italiana es originaria de Asia, aunque las parientes asiáticas actuales tienen un sabor parecido al clavo.

Se usa fresca o seca en multitud de platos: pizzas, carnes, pastas.. y es uno de los ingredientes fundamentales de la salsa pesto.




Albahaca de hoja pequeña:

Pariente de la albahaca de hoja grande, tiene las mismas propiedades que su hermana mayor, pero con un aroma y sabor más sutil y delicado.

Sus ramas son más compactas y las hojas son menos carnosas que la variedad anterior.






Perejil:

Planta culinaria por excelencia. ¿Quién no la ha usado alguna vez? (Arguiñano, tú no contestes).

Sus hojas son ricas en vitaminas A, B1, B2, C y D, siempre que se consuman crudas.
Es ingrediente imprescindible en el tabulé y tiene entre sus propiedades una interesante capacidad hipotensora.






Romero:

Arbusto mediterráneo de toda la vida. Y si no, que se lo pregunten a los romanos.

Es muy apreciada por el agradable sabor y aroma que le aporta a los alimentos, especialmente a los platos de carnes asadas y a los guisos, como los de conejo. Y no nos olvidamos de esos maravillosos quesos con corteza de romero.

Una ramita dentro de una botella de aceite de oliva hacen maravillas.

Tomillo:

Otra de mis plantas favoritas para la cocina por su aroma. Muy utilizada en estofados, escabeches, adobos, marinados y aliños (¡tengo yo unas aceitunas en un tarro gordo, con sus ramitas de tomillo...ñam!).

Y si no lo habéis probado, cuando tengáis bronquitis o laringitis, tomaos una infusión de tomillo. Mano de santo.




Imprimir receta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...