martes, 21 de octubre de 2014

Sopa asiática con tallarines de calabacín

Para aquellos que no podáis tomar muchos hidratos de carbono y que os pirren las sopas de noodles o fideos chinos o similares, probad esta receta. Los tallarines son de calabacín, y una vez cocinados dan el pego completamente.







Ingredientes para 4:
  • 1 calabacín
  • 1 pimiento rojo
  • 1 puerro
  • 2 tallos de apio
  • 3 dientes de ajo
  • 4 champiñones pequeños
  • 1 trozo pequeño de jengibre fresco
  • 1 litro de caldo de verduras
  • salsa de soja
  • aceite de sésamo
  • aceite de oliva virgen extra
  • pimienta
  • 1/2 cucharadita de aceite de chile

Para conseguir los tallarines de calabacín vamos a usar una mandolina con un accesorio que nos permita hacer este tipo de cortes. Podéis hacerlo a cuchillo pero, ¿de verdad queréis malgastar todo ese tiempo en cortar verduras? No merece la pena. Una mandolina es una muy buena inversión para la cocina. Para este plato he usado el peine intermedio.

Este es el aspecto del calabacín convertido en tallarines


Cortamos el pimiento y el puerro en juliana gruesa (en tiras). Pelamos los ajos y los cortamos en láminas. Cortamos el apio en trozos pequeños y los chapiñones en cuartos.

Ponemos el wok al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Salteamos toda la verdura que hemos preparado en el paso anterior durante 10 minutos. Añadimos el jengibre rallado.

Añadimos unas cuantas gotas de aceite de sésamo y un chorro de salsa de soja. Echamos también pimienta al gusto y el aceite de chile. Como veis no he puesto sal. La salsa de soja ya salará lo suficiente.



Continuamos pochándolo todo durante un par de minutos más. Al cabo de este tiempo, añadimos el caldo. Esperamos que levante el hervor y echamos el calabacín rallado. En 5 minutos lo podéis apartar del fuego.




Cuando lo sirvamos podemos añadir un par de gotas más de aceite de sésamo y un poco más de aceite de chile, si lo queréis más picante. 


miércoles, 15 de octubre de 2014

Arroz con setas y melocotón asado

Soy muy dado a imaginarme combinaciones de sabores y texturas que en principio pueden parecer chocantes, pero en este caso hay un precedente: mi receta de champiñones Portobello con melocotones asados, así que esa referencia ya la tenía en mente.



Ingredientes (para 4):
  • 300 gramos de arroz bomba
  • 250 gramos de melocotón
  • 150 gramos de setas variadas
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 3 dientes de ajo
  • 1 litro de caldo de verduras
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

He utilizado esta mezcla de setas: boletus edulis, níscalos y chantarelas

Los melocotones los he cortado en gajos y los he marcado en la plancha con un poco de aceite y sal

Ponemos al fuego nuestra paella o cazuela con un chorro de aceite y pochamos los ajos y la cebolla, cortados finamente. Cuando la cebolla comience a transparentar, añadimos el pimiento rojo cortado en dados.

Rehogamos todo 10 minutos y añadimos el arroz. Incorporamos el vino blanco y dejamos que evapore unos minutos. Añadimos las setas en este momento. Movemos y echamos el caldo.


Paso previo al vertido del caldo. La cosa ya promete.

Cuando falten unos 5 minutos para que el arroz esté listo, añadimos los melocotones y probamos el punto de sal.

Os sorprenderá el sabor dulce del melocotón y el aroma a tierra de las setas.



martes, 14 de octubre de 2014

Berza sin berza y con boniato

Sin berza, porque no la lleva. Y con boniato para darle un sabor otoñal. El tamaño de la olla fue considerable porque éramos muchos buenos comedores a la mesa. Por eso las cantidades son para 14 o 16 personas. Podéis reducirlas y, si os sobra, la podéis guardar en la nevera durante varios días e incluso congelar en cómodas porciones.






Ingredientes para 14/16:

1 kilo de garbanzos
1 kilo de alubias
1 kilo de boniatos
5 choricitos para guisar
5 morcillas pequeñas
1 trozo de panceta
1 penca de acelgas
1 cebolla
1 cabeza de ajos
aceite de oliva virgen extra
sal y pimienta
2 hojas de laurel
pimentón
1 cucharadita de comino en grano
agua



Lo más importante de todo es poner los garbanzos y las alubias en agua la noche antes. Así engordarán por efecto de la ósmosis.

El día siguiente comenzamos el guiso. En una olla grande ponemos los garbanzos y las alubias escurridas. Incorporamos los boniatos troceados, la cebolla entera, la cabeza de ajos también entera y las acelgas cortadas. Cubrimos de agua y ponemos el fuego al máximo hasta que hierva.

Echamos los chorizos, las morcillas y la panceta, cortados en trozos más o menos iguales. Veréis que el caldo empezará a ponerse rojo (colorao, como decimos por el sur). Lo tenemos a fuego fuerte unos 10 minutos y retiramos la espuma que se pudiese formar.

Añadimos un chorro generoso de aceite, sal, pimienta, pimentón al gusto, laurel y comino. Removemos con cuidado y bajamos a fuego medio/bajo. Al hacerlas "en abierto", tendremos que esperar unas 2 horas y media o tres para que la berza esté lista. Lo mejor es sacar un ejemplar de cada legumbre y probar las diferentes texturas cual si estuviéramos catando.

Cuando las legumbres estén tiernas sacamos la cebolla y la cabeza de ajos y las trituramos con una batidora. Obtendremos un puré que echaremos de nuevo a la berza. Esto le dará consistencia y cremosidad.

Y por supuesto, al día siguiente estarán muchísimo más buenas. ¡Cosas de los potajes!

lunes, 29 de septiembre de 2014

Atún con cardamomo y "Black IPA"

La Black IPA a la que hace referencia el título de la receta es una cerveza negra más amarga de lo habitual y con un aroma a lúpulo muy agradable. Si no encontráis esta variedad, podéis usar una cerveza negra que le aporte aromas de regaliz al guiso.

Aclarado este punto, vamos con la receta que hay hambre.




Ingredientes para 4:

  • 1 kilo de atún cortado en dados
  • 5 dientes de ajo
  • 7 u 8 semillas de cardamomo
  • una cucharadita de sésamo
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta
  • 1 botella de 33cl. de cerveza negra Black IPA de vuestra marca favorita (yo he usado una Soulless de Redwillow con un 7,2% de volúmen alcoholico, cortesía de Gades Beer)

Ponemos una cazuela al fuego con un buen chorro de aceite y freímos el sésamo y el cardamomo. Este último es conveniente que lo machaquéis un poco para que suelte su aroma. Añadimos también los dientes de ajo cortados en láminas.

Salpimentamos los dados de atún y los echamos en la cazuela. Cuando se hayan dorado por todos los lados, añadimos la cerveza. Esperamos que el alcohol se evapore, removemos bien, tapamos y apagamos el fuego. El calor del recipiente terminará de cocinar el atún.

¡Más sencillo y resultón imposible!

lunes, 15 de septiembre de 2014

Sardinas a la brasa, sin brasas

¡Y sin humo!. A los que os pirran las sardinas como a mi, siempre os habrá resultado un engorro prepararlas en casa tal y como las hacemos cuando usamos una barbacoa. Es cierto que al aire libre podemos ofrecer a los dioses la parte que les corresponde del alimento: el humo (si os ha picado la curiosidad, no dejéis de leer Cocinar: Una historia natural de la transformación, de Michael Pollan, y sabréis de qué hablo).

Pero como en casa el tema del humo es un poco asfixiante, vamos a hacer esta versión usando el horno y un soplete de cocina para terminar las sardinas (me ha salido un pareado, ¡blam, blam!).


Todas acostaditas, esperando al horno









Ingredientes:
  • sardinas
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda
  • ...y un soplete de cocina

Precalentamos el horno a 210 grados mientras vamos preparando una bandeja de horno con un trozo de papel vegetal en el fondo. Añadimos un chorro de aceite de oliva y un puñado de sal.

Les quitamos bien las escamas a las sardinas, las colocamos sobre la bandeja y añadimos un poco de aceite y de sal por encima. Las metemos al horno durante 10 minutos a la misma temperatura que antes.

Cuando estén listas veréis que la piel se ha secado pero está brillante y no tiene aspecto de parrilla. Ese acabado se lo vamos a dar con el soplete en un pis pas. Os dejo un vídeo explicativo.



video


El mismo plato, pero en su versión "caballa". Todo igual excepto el tiempo de horno: 20 minutos.


jueves, 11 de septiembre de 2014

Arroz integral con conejo

Vamos a hacer hoy una clásico arroz con conejo, pero utilizando la versión integral del cereal. Es un poco más laborioso porque tiene más tiempo de cocción que su hermano blanco (no interpretéis esto malamente) pero queda mucho más sabroso.





Ingredientes para 4:
  • 1 conejo de 1 kilo o kilo y medio, troceado.
  • 300 gramos de arroz integral
  • 4 dientes de ajo
  • 2 o 3 hojas de laurel
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta
  • caldo de pollo o de verduras (o agua, en el peor de los casos)


Vamos a salpimentar bien el conejo y lo ponemos a dorar en una cazuela grande con un buen chorro de aceite. Añadimos también los dientes de ajo enteros y las hojas de laurel. Cuando esté bien doradito lo sacamos a un plato y lo reservamos para más tarde.

Añadimos ahora a la cazuela el arroz integral y lo removemos un poco para que absorba los jugos del conejo. Añadimos el caldo (3 partes por cada una de arroz) y volvemos a poner los trozos de conejo en la cazuela. Dejamos cocer a fuego medio. El arroz integral tarda entre 50 minutos y 1 hora en hacerse (frente a los 20 minutos que tarda el arroz blanco). Si veis que se va quedando sin líquido y aún le falta, añadid un poco más de caldo caliente.

Probad el grano para ver la textura cuando se cumpla el tiempo de cocción. Tened en cuenta que siempre va a quedar más "enterito" que el arroz normal. 

martes, 29 de julio de 2014

Gazpacho de yogur y pistacho

Otra sopa fresquita para sofocar los calores del verano.

Es una versión del gazpacho de toda la vida, pero con un toque suave de yogur.



Ingredientes para 1 litro:

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 250 grms. de yogur natural sin azúcar
  • 150 grms. de pepino
  • 1 diente de ajo
  • 150 grms. de pan duro
  • 100 grms. de pistachos pelados
  • varias hojas de menta
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre de Jerez
  • sal


En la batidora de vaso ponemos el diente de ajo, los tomates sin pepitas, el pepino pelado, el yogur, las hojas de menta y el pan. Añadimos también un poco de agua fría, un puñado de sal y un chorro de vinagre. Batimos y vamos incorporando el aceite poco a poco, para que emulsione con el resto de ingredientes. Reservamos en el frigorífico.

Picamos los pistachos de manera que no queden muy molidos y los reservamos para adornar cada cuenco.

Yo he presentado el gazpacho en un vaso con los pistachos encima y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Imprimir receta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...